fbpx

Llamada

Gratuita

Consulta 

Especialista

Escríbenos a

Whatsapp

 

¿Quieres más información ? Te llamamos Gratis

Acepto

M

Llámanos
Gratis

Consulta al
especialista

De todos los climas del año, el que peor lleva nuestra piel es cuando hace frío y el ambiente está seco, con una baja tasa de humedad. Esto ocurre especialmente en el otoño y en el invierno. Por ello hay que cuidar la principal defensa que nos protege del exterior, la piel. Te contamos cómo preparar tu piel para el frío.

Es una barrera muy extensa y variada, que tiene diferente aspecto y grosor según las funciones que desempeñe en cada parte del cuerpo a proteger. No es lo mismo el cuidado que necesita la fina y delicada piel de la cara, que la gruesa y resistente piel de los pies. Así hay que atender a cada parte de nuestra piel según su uso, función y desgaste

Nutre la piel desde dentro

La piel se fabrica desde el interior de nuestro cuerpo y desde ahí también se la hidrata y se la nutre. Por eso hay que tomar alimentos ricos en agua, vitaminas y minerales, como las frutas y las verduras, tanto hervidas como crudas, y tomar  el jugo puro de aloe vera de Green Frog, de 1 a 3 vasitos al día, según las necesidades de nuestra piel.

Tendremos que esmerarnos en proteger, reparar, nutrir e hidratar la piel de la cara y el cuello y para ello nada mejor que la crema Vera Green Dermo Cosmética. La aplicaremos de 1 a 3 veces al día, especialmente al inicio del día y cada vez que salgamos al ambiente exterior frío y seco.

Vigila las zonas más sensibles al frío

Y la otra zona que sufre mucho el frío y la sequedad son las manos, sobre las que pondremos la crema Vera Green Dermo Bio antes de salir de casa y cada vez que notemos la piel de las manos seca o áspera durante el día. También la pondremos en el resto del cuerpo, en las zonas que tienen más roce, como los pies, los codos y las rodillas.

Pero si nos hemos descuidado y la piel ya está lesionada, lo mejor es aplicar la crema Vera Green Dermo Therapeutic. Lo haremos sobre todas las zonas afectadas, de 1 a 5 veces al día. Incluso será muy bueno tapar las lesiones con una gasa o un apósito durante la noche o todo el día si tenemos heridas, grietas  o cortes, que con el frío es más fácil que se infecten y tarden más en curarse.

La piel es un órgano fuerte y resistente, pero como hemos dicho, su peor enemigo es el frío y el ambiente seco. Por todo ello hay que cuidarla y reforzar su capacidad de protegernos aplicando las cremas con frecuencia. Nos lo agradecerá.

¡Cuídate con nosotros!

Cremas Vera Green.

Jugos Green Frog.